lunes, 11 de mayo de 2020

¿Por qué invertir en AXA?

AXA es, a día de hoy, una de las mayores aseguradoras globales, con una capitalización bursátil que, después de las caídas durante la crisis del Coronavirus, roza los 40.000 millones de Euros. Para que nos hagamos una idea, las mayores empresas de España y del íbex 35 suelen tener un tamaño inferior. Por ejemplo, la cotización de CaixaBank, a día de hoy, no llega a los 10.000 millones de Euros, después de haber dejado de pagar, sin motivo, el dividendo que procedía de los beneficios de 2019.

Su precio, ahora mismo, está en unos 16€ por acción, su rentabilidad por dividendo está por encima del 8% y su PER es 11 aproximadamente. Es, además, un negocio que se puede entender desde hace más de 30 siglos.

¿Qué ocurre con las empresas aseguradoras durante las crisis?
  • Una familia dónde solamente trabaje el padre, y que tenga mucha dependencia de su salario, necesitará un seguro de vida mucho más que no la típica familia pudiente. En consecuencia, el negocio de AXA crecerá, sí o sí.
  • Las pequeñas y medianas empresas, a las que se les presenta un futuro incierto, necesitarán asegurar sus activos porqué, en caso de siniestro, podrían quebrar sin remedio, y perderlo todo. En consecuencia también, el negocio de las aseguradoras también crecerá, irremediablemente, favoreciendo así, siempre, a las que más cuota de mercado tiene.
  • Con una Seguridad Social que ha quedado en duda en muchos países, las aseguradoras con más cuota de mercado en seguros médicos, también mantendrán y aumentarán sus ingresos recurrentes. Tal y cómo dijo Warren Buffet, las regulaciones de los gobiernos no pueden durar para siempre. Los ingresos de aseguradoras cómo DKV, Adeslas, AXA, Mapfre, Sanitas, crecerán sí o sí.
  • Los conductores siguen asegurando vehículos, porqué es obligatorio. AXA es una aseguradora global, con soluciones para cualquier tipo de seguro.
  • Las familias que tienen una única vivienda para vivir, no pueden dejar de asegurarla, ya que, en caso de siniestro, perder ese patrimonio les podría dejar en la indigencia. Casi todas las familias siguen asegurando sus inmuebles.
Conclusión: En épocas inciertas, las mejores aseguradoras mantienen o incluso aumentan sus beneficios.

Otros motivos:
  • AXA es de las mayores gestoras de fondos del mundo, es decir, tiene clientes de todos los perfiles.
  • AXA está liderando, desde hace años, la "relación digital" con sus clientes y mediadores. Eso reduce sus gastos y la hace más eficiente en comparación a otras que mantienen abiertas oficinas de dudosa utilidad.
  • El negocio asegurador no suele verse afectado por las oscilaciones del precio del petróleo.

domingo, 3 de mayo de 2020

¿Por qué no invertir en ACS?

ACS, ha sido atractiva porqué ha sido una de las pocas empresas del íbex35 que se sabía que no dejarían de pagar dividendos, ni que lo recortaría.
Además, ACS, cuenta con accionistas que dan cierta tranquilidad a los demás pequeños accionistas. Posiciones cómo la de BlackRock, o la del mismo Florentino Pérez, dan confianza.

¿Por qué no invertir, ahora, en ACS?

A 20 de marzo, ACS llegó a cotizar por debajo de los 14€. Sabiendo que no reduciría su dividendo, sí que hubiera sido una buena compra. Incluso a 16€. Pero ahora mismo, a casi 23€ por acción, y aunque su rentabilidad por dividendo esté todavía del 8%, la pregunta sería: ¿es bueno para la empresa seguir pagando el mismo dividendo?
Otra pregunta, similar o mejor, sería: ¿irán a por ella, los bajistas, cuándo vuelvan a permitir los cortos?

Alternativas:

  • Otras empresas: Enagás, BBVA, Santander, Telefónica, tienen más potencial de revalorización a día de hoy. Igualmente ofrecen una atractiva rentabilidad por dividendo (a excepción de los bancos que la podrían ir reduciendo si la crisis del coronavirus se agrava).
  • Carteras de Fondos: Las carteras de fondos garantizados, bien escogidos, pueden ser ahora mismo una buena opción para inversores más conservadores.

¿Quién lo hubiera dicho?

"¿Quién lo habría dicho...?" se dice mucho en finanzas.
¿Quién habría dicho que Banco Popular se iría al garete de un día para otro?... ¿Quién habría dicho que Lehman Brothers? ...  ¿Quién habría dicho que Madoff...? ¿Quién habría dicho que los pisos...?


¿Y si en el 2005 hubiéramos invertido en Google?

En cualquier caso, es interesante preguntarse también, ¿quién hubiera dicho, en el año 2005, que Google sería más que segura..?

Google cotizaba entonces, en 2005, a unos 100 dólares. A día de hoy, incluso después de la crisis de 2008, y después de las caídas del Coronavirus, cotiza a unos 1300 dólares. Es implica que, sin contar posibles dividendos que quizás hayan pagado, si en 2005 hubiéramos invertido 10.000 dólares en Google (unos 10.000€ del momento), habríamos podido comprar unas 100 acciones. Esas 100 acciones, a día de hoy, se podrían vender por 130.000 dólares, unos 115.000€ a día de hoy.

Ninguna de las inversiones seguras, o consideradas seguras (pisos, oro, renta fija, etc), habría dado esa rentabilidad. Es más, si en 2005 hubiéramos comprado un piso por 200.000€, a día de hoy quizás tendríamos trabajos para venderlo por la mitad (100.000€). Los posible alquileres cobrados quizás hubieran pagado la hipoteca, pero no una posible pérdida de 100.000€. ¿Y quién lo hubiera dicho?

¿Por qué ha ocurrido eso?

Google le ha dado no solamente a cada Cliente, sino que a cada usuario también, lo que quiere. Al menos eso ha pretendido. Su aparente sencillez tiene "la trampa" de que le da a cada persona lo que busca, cuándo lo busca, cuándo lo quiere... eso resultó ser un antes y un después en el márqueting.

Su principal fuente de ingresos ha sido Google Adwords (Google Ads a día de hoy). La ambición de profesionales y empresas ha sido uno de sus combustibles.

A nivel de finanzas: No se la podía considerar en su momento una inversión segura. A principios de siglo, invertir en Google era una inversión incierta, más que segura, ya que se trataba de una empresa relativamente nueva, con unos ingresos que estaban por ver. En ese momento no se la podía comparar con las inversiones que tradicionalmente se han considerado seguras.

Cualquier inversión se caracteriza por la liquidez, rentabilidad y riesgo. En Google la liquidez era incierta, la rentabilidad también y el riesgo también. 

Variable Google año 2005

  • Rentabilidad: Google, en sus inicios, no tenía beneficios, por lo tanto la rentabilidad esperada era nula. Es más, solamente tendrían gastos de discos duros, servidores, incontables horas de programación... La rentabilidad esperada era solamente una cuestión de fe.
  • Liquidez: La posibilidad de volver a convertir las acciones en dinero dependería exclusivamente de la cotización, y del precio de cotización en cada momento. De no haber empezado a cotizar, la liquidez de la inversión habría sido, también, ninguna.
  • Riesgo incierto se suele considerar, muchas veces, riesgo máximo.